lunes, 28 de julio de 2014

Será mi fin...

Debería morir, alcanzar ese paraíso del que tanto me alejo.
Intentar besar el cielo y que mis demonios me arrastren a los confines del infierno. A la desolación definitiva de mi alma, al fuego para consumirme una y otra vez en el dolor.
No me quedan ángeles a los que acudir. Solo demonios de los que aceptar sus besos.
Nunca quise esto, ser yo. Puedes pensar que soy feliz, pero antes de hacerlo pateame en el suelo. 
No entiendo como he llegado aquí sin quererlo. Pero nadie se dará cuenta de que me he ido cuando lo haga.
Acabaré por ser la persona que nunca quise ser, pero eso siempre se supo y no tiene remedio.
Nunca quise quedarme. 
Pero todo esto; no hoy, algún día, será mi fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada